rss_32 gplus_32 twitter_32

BUY BOOK
Archives
Categories

Chicago

Food TRUCKS and CARTS -Culture and Cuisine- Spanish

La historia nos lleva a pensar que los carros de comida callejera son un producto del pasado o tal vez de los lugares menos civilizados. Hoy en día estamos volviendo a verlos en las calles de las ciudades más grandes del primer mundo y en las portadas y revistas famosas de negocios y de gastronomía.


En la antigua Roma y Egipto vemos cocinas publicas o restaurantes de la época donde debían alimentarse los transeúntes y las personas de escasos recursos. Vemos, en la foto de Pompeya, las paredes que sostenían las ollas de barro donde se vendían en las calles comidas variadas, hasta 12 recipientes por local o tienda. En Egipto los vendedores de pan aún se mueven como chita dentro del tumulto de gente de las plazas, caminando con las canastas llenas de pan o montados en simples bicicletas de calidad básica. En china se sigue vendiendo el almuerzo de millones de habitantes en calles donde se montan tiendas móviles con aceites humeantes, de olor asiático y que ofrecen desde culebras hasta arepas en palitos para llevar o comer allí de pie.

Ahora en el siglo XXI, cuando el mundo es más pequeño que nunca y la comunicación nos acerca cada vez y con mas tecnología, queremos encontrar nuestra propia identidad. Buscamos nuestras raíces donde sea que vivamos. El país se llama el planeta tierra pero nuestra tierra tiene nombre de cocina y calor de música. Escuchamos los tonos de los tambores de nuestros ancestros y queremos probar y reconocer sus gustos y sabores. Olores de África, Asia y Europa mezclados en distintas proporciones y que definen a cada uno y pretenden ser únicos y exclusivos nuestros, compiten en cuales son los dueños de la arepas, de los chimichurri, de la pasta, el tomate y las papas. Hay infinidad de formas en que un plato se prepara, pero si no es igual al de la casa, de aquel uso que le dio la abuela a ese producto que pudo pagar en la plaza y que preparó con los implementos de aquella época y la enseñanza hablada de su madre o de una esclava, no es el nuestro. Entonces salimos a buscar aquello que nos lleva en un instante al pasado, a nuestro recuerdo de la casa, el olor de la cocina y de pronto estamos allí en un mundo nuevo y vivo.

Los carros de comida callejeros, creados por una necesidad de ganarse el sustento diario con poco dinero representan una cocina auténtica para muchos expatriados. Y en este nuevo siglo, los llamados Millenials, los jóvenes nacidos entre 1984 y 2004, tienen sed de cultura, de saber mas sobre esa tierra que han conocido  con la inmediatez de la televisión satelital y a la velocidad del internet. Su unen como vulgarmente se dice, EL Hambre Y Las Ganas De Comer. Volvemos a tiempos olvidados donde la gente caminaba por los barrios, comía en las calles y socializaba públicamente. No hace mucho era muy mal visto el caminar con comida en la mano y peor aún comiendo. Hoy en día apenas alcanza el tiempo para comer y trabajar y por esto aparecieron y crecieron geométricamente los establecimientos de comidas rápidas. Podríamos decir que los carros de comida callejeros son comida aun mas rápida. Vamos de un lugar a otro y sin tener que hacer mucho esfuerzo, bajamos la velocidad, compramos una porción de comida y seguimos hacia el destino mientras masticamos la compra.

En otras ocasiones estamos de viaje y preferimos alimentarnos de esta forma rápida y económica pero además un poco mas creativa. En ciudades cosmopolitas. Como Nueva York podemos comer desde hot dogs hasta papusas.
En Paris subiendo a la Saint Chapelle los famosos crepes y los gaufres empolvados en azúcar glace. En el medio Oriente los kebabs, untados de salsas exquisitas. En México los tacos tamales y mucho más.
En Colombia los pandebonosy las arepas horneadas al carbón o en hornos de pizza conectados ilegalmente a cables eléctricos. En Buenos Aires toda clase de nueces en  vasitos de papel y así en muchísimos lugares alrededor de los territorios gastronómicos del mundo, que en fin, son todos. En Madrid vemos como en invierno asan y venden castañas en las calles frías de la ciudad para saciar los paladares de turistas y locales.
Las fiestas culturales de sociedades y etnias son festejadas con platos propios vendidos en las calles. De la forma como en el carnaval de Panamá se ofrece la carne en palito, y en el Carnaval de Barranquilla venden butifarra en palito, , y muchas comidas rápidas al estilo Cajún en el de Nueva Orleans y al estilo Bayano en el de Rio de Janeiro.






Para cerrar las fiestas en unos países sirven sancochos y en otros sopa de patica de gallina. En otras partes paticas de cerdo. Que tienen en común muchos de estos platos callejeros? La historia de una mezcla de razas que se encuentran, se mezclan y aprenden a comer productos que desechaban las altas clases sociales y que poco a poco llegan a formar parte de la dieta de todas las esferas económicas. lo que en un momento fuera el sustento de pueblos costeros en el Perú es hoy en día un plato que no puede faltar en celebraciones especiales al igual que en plazas de mercado, el ceviche. Las partes del cerdo que quedaban inutilizada hoy en día se comen como productos de preparación artesanal a precios muy altos, el boudin blanc, la morcilla. Los dulces que se venden en Colombia y otros países latinos fueron traídos por esclavos africanos y hoy en día los venden en Fiestas como la Semana Santa. En otras fechas son difíciles de conseguir. Igualmente sucede en otros países como en Méjico para el día de los Muertos, El Pan Del Muerto

Los platos corrientes de unos son hoy en día manjares exóticos para otros. las ventas de estos en carritos o móviles de la calle los elevan a conocimiento de turistas y gastrónomos interesados en aprende de este mundo que hemos conocido gracias a las comunicaciones instantáneas y que en el mismo momento crea interés y sentido de pertenencia a la población creciente. Esto ha hecho que los jóvenes y los Millenials quieran cambiar el mundo a uno mas justo, menos devastador y que les ofrezca un futuro mas cierto a sus descendientes.
Los carros de comida también están siendo parte del mercado de agricultores en muchas ciudades multiculturales donde les es demasiado costoso pagar arriendo de locales comerciales y allí muestra desde la preparación de tortillas y su producto final se vende hasta los gyros de cordero griegos. Hoy en día hay festivales de cocina de carritos. Estuve en uno en Nueva York donde había cocina de todas las razas inmigrantes y habían cerrado toda la avenida 6ta de Manhattan. La asociación de vendedores ambulantes de Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Philadelphia y Nueva Orleans tienen un concurso anual donde les sacan a todos a un gran parque para que la gente venga, compre, pruebe y escoja a su ganador. Este programas se realiza para darles la gratitud y el respeto que se merecen estas personas que ofrecen desde el desayuno y el café de la mañana hasta el paraguas cuando llueve.* Es representada por el Abogado  Mathew Shapiro *Los ganadores fueron los siguientes:
Vendy’s Cup: Piaztlan Authentic Mexican Food
Escogencia del pueblo: The Cinnamon Snail
Vendedor mas heróico: Sammy Kassem
Jóven nuevo del año: Phil’s Steaks
El Postre: Melt Bakery
El vendedor de Mercado: Lumpia Shack
Otros Finalistas: Hamza and Medina Halal Food, Uncle Gussy’s, Xin Jiang Prosperity Kebabs, Tortas Nezas, Imperial Woodpecker Sno-Balls, Coolhaus, Monsieur Singh Lassi, La Bella Torte Dessert Truck, Andy’s Italian Ices & Espresso Bar, Mayhem & Stout, Baby Got Back Ribs, Parantha Alley, Pestle & Mortar, Okadaman, Chinese Mirch, Cambodian Cuisine Torsu, Morocho, Fun Buns

En la China hay un fenómeno contrario, ya que el incremento del poder adquisitivo y la introducción masiva de alimentos del Occidente está haciendo desaparecer a esta muestra cultural de identidad propia. Los Chinos tienen la costumbre de almorzar comida cocida en palitos, que se prepara ante sus ojos y que ven fresca y limpia en las ciudades mas cosmopolitas. Hoy en día los jóvenes quieren obtener todo lo que se pueda comprar en América y esto incluye la cocina chatarra y las comidas rápidas. En ciertos países de América Latina, como sucede en Panamá, el porcentaje de habitantes por establecimiento de McDonald es igualmente uno de los legados que nos dejaron los Americanos luego de vivir 80 años aquí.  No es algo necesariamente malo, ya que la cocina Panameña se sigue sirviendo en el interior y en festividades como el Carnaval y Las Fiestas Patrias con mucho furor y oco a poco volverá en nuestros países el clamor por no dejar perder nuestras costumbres. En Colombia el primer libro de Cocina Colombiano editado en Inglés para que lo pudiera adquirir el resto del mundo, se publicó en 2004. Ya los extranjeros llegan a Cartagena buscando platanitos, arepas y otros productos en la ciudad vieja para comer. Igualmente sucede con los raspados que han desaparecido casi del todo en Santo Domingo y en ciudades del Caribe.







Las ciudades con identidad propia promueven cierto grado de restricciones para que no se deje derrumbar el pasado, sino mas bien conservarlo lo mejor posible y darle a los ciudadanos un mejor estilo de vida sin perder sus raíces. Es muy decepcionante llegar a Islas del Caribe en cruceros y encontrar restaurantes de comidas como pizzas y hamburguesas, con todos los servicios del siglo XXI pero sin gastronomía ni vida propia. Los mismos vestidos, joyas y alimentos que consigues en una lo hay en la otra. Se parecen un poco a Disneylandia, donde las cosas se ven reales pero no lo son. Son pocos los lugares que evitan esta pérdida ante la ambición de obtener lo que ofrece el mundo moderno y tirar atrás todo lo que era suyo. Podemos viajar a cientos de ciudades en América y cada una tiene el mismo grupo de lugares de comer, comprar y dormir. Entonces, para que vamos? Pero hay otras que cada día están siendo más y más visitadas como Seattle y Portland y Chicago está tratando de remodelar y limpiar el centro de su si ciudad al estilo clásico. Estas ciudades son donde muchos Millenials, artistas, chef y personalidades intelectuales están trasladándose para lograr vivir en un lugar con identidad propia.

En fin, los carritos de venta son un intento de mantener el mundo globalizado con pequeños mundos étnicos dentro de la gran masa que cada vez quiere ser moderna y occidentalizada, y que quiere correr para llegar a la gran meta dejando poco tiempo para cocinar y comer en familia.
Anthony Bourdain, fue parte del Congreso Mundial de Cocina de Calle, expresó su concepto sobre este gran movimiento. EN MI VISION DE UTOPIA LAS CIUDADES TENDRÍAN RESTAURANTES DE FAMILIA DONDE SIRVAN COCINA DE IMMIGRANTES, EN VEZ DE CADENAS DE COMIDA RÁPIDA.
PACHI
*http://streetvendor.org/vendys/past-winners/nyc/ y en 2012
Sent from Pachi’s iPad

Pachi´s Blog en Creative Culinary
Translation

cover1

buynow-btn
buynow-itbtn

patricia

Patricia McCausland-Gallo is a nutritionist, pastry chef, teacher, and food writer born in the Caribbean town of Barranquilla, Colombia. She has a B.S. in Foods and Nutrition from Louisiana State University, attended a School for Retort Operations, and completed courses of instruction prescribed by the Food and Drug Administration.